//
you're reading...
La Industria de la Salud

INDUSTRIA DE LA SALUD: CONTAMINACIÓN y EFECTOS de la RADIOFRECUENCIA EN LA SOCIEDAD.


Routers y wifi- en escuelas, hogares, instituciones, en los parques, locales… Medidores inteligentes de compañías eléctricas que se conectan un par de veces al día para transferir información. Antenas, celulares.

En definitiva una implantación masiva de tecnologías inalámbricas sin tener en cuenta significativamente los riesgos para la salud que éstas representan. ¿La causa? intereses económicos de corporaciones, como siempre.

Como quiera estos efectos para la salud no son pocos pues, en definitiva, es radiación que está por encima de los umbrales que puede soportar el cuerpo humano a corto, medio y largo plazo.

Como se explica en el artículo:

“La principal preocupación de la salud con la radiación electromagnética emitida por los medidores inteligentes y otras tecnologías inalámbricas es que los CEM y RF causan una avería en la comunicación entre células en el cuerpo, la interrupción de la reparación del ADN y el debilitamiento de los tejidos y la función del órgano. Estas son las conclusiones que el Dr. George Carlo, al concluir una investigación global encargada por la industria de la telefonía celular en la década de 1990.”

Aquí el artículo:

Inminente crisis de salud: Tecnología inalámbrica y la Intoxicación de la Humanidad

La radiación emitida por los 'medidores inteligentes' causa la perdida de comunicación entre celulas, interrupción en la reparación del DNA y el debilitamiento de los tejidos y los órganos.
La radiación emitida por los ‘medidores inteligentes’ causa la perdida de comunicación entre celulas, interrupción en la reparación del DNA y el debilitamiento de los tejidos y los órganos.

Mientras una multitud de tecnologías inalámbricas peligrosas son desplegadas en hogares, escuelas y lugares de trabajo, funcionarios del gobierno y representantes de la industria siguen insistiendo en su seguridad a pesar de la creciente evidencia que muestra lo contrario. Una crisis de salud importante se esta cocinando acelerando por el amplio despliegue de la tecnología de redes inteligentes o “smart grid”.

En octubre de 2009, el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama anunció en Florida que el gobierno norteamericano invertiría unos $ 3.400 millones de la Ley de Recuperación y Reinversión Americana que se dedicarían a la “red inteligente de energía”. Este dinero junto con fondos de la industria llevaron la inversión nacional total para las redes inteligentes a $ 8.000 millones. De este dinero, Florida Power and Light (FPL) la empresa que provee estos servicios en el estado, recibió $200 millones de dólares para instalar 2.500.000 millones de “medidores inteligentes” en hogares y empresas en todo el estado. [1]

A estas alturas muchos de los residentes en los Estados Unidos y Canadá tienen medidores inteligentes instalados en sus viviendas. Cada uno de estos medidores está equipado con un transmisor celular electrónico que utiliza potentes ráfagas de radiación electromagnética de radiofrecuencia (RF) para comunicarse con otros medidores cercanos, que en conjunto forman una red entrelazada de transferencia de información detallada sobre el uso de electricidad de los residentes la cual es actualizada de minuto en minuto. Dicha información se puede utilizar fácilmente para determinar los patrones de comportamiento individuales basado en el consumo de energía.

La tecnología de red inteligente se vende al público como una manera de “apoderar” a los consumidores permitiendoles acceder a la información sobre su consumo de energía por lo que con el tiempo pueden ahorrar dinero mediante la programación de “electrodomésticos inteligentes” — es decir, inalámbricos –  con el equipo que se encargará de coordinar su operatividad con el medidor inteligente para cobrar tarifas eléctricas más bajas. En otras palabras, un plan más amplio detrás de la tecnología de redes inteligentes consiste en un sistema de varios niveles que monitorea la tasa de consumo de electricidad que es establecida por las empresas que brindan el servicio, y no por los clientes, quienes no tendrán más remedio que conformarse.

La radiación emitida por los ‘medidores inteligentes’ causa la pérdida de comunicación entre células, interrupción en la reparación del DNA y el debilitamiento de los tejidos y los órganos.

Debido a la cautela en el despliegue de los medidores inteligentes por parte de las compañías eléctricas “una gran mayoría del público desconocen los peligros que representan para la salud humana. Este sigue siendo el caso a pesar de que estados como Maine en los Estados Unidos, han adoptado una provisión para que sus ciudadanos decidan si quieren usar los medidores inteligentes o no. Los dispositivos de seguridad no han sido probados por Underwriters Laboratory y por lo tanto carecen de la aprobación UL habitual para la mayoría de los electrónicos. [2] Además, a los clientes se les dice por lo general que el medidor inteligente sólo se comunica con la compañía eléctrica “un par de veces por día ” para transmitir información sobre el uso de energía en los hogares individuales. Sin embargo, cuando las personas obtienen el equipo necesario para realizar sus propias pruebas, encuentran que los medidores emiten radiación de radio frecuencia en toda la casa, la cual es mucho más intensa que la de un teléfono celular. [3]

Política amigable para con las empresas sobre la exposición a RF
Un creciente número de estudios médicos ahora vinculan la exposición a RF acumulada a la alteración del ADN, cáncer, defectos de nacimiento, abortos involuntarios, y enfermedades autoinmunes. Los medidores inteligentes contribuyen de manera significativa a un ambiente ya contaminado por la radiación de radiofrecuencia emitida de las torres de telefonía celular en o alrededor de los espacios públicos y el uso habitual de las tecnologías inalámbricas. En 2000, en la Resolución de Salzburgo, científicos europeos recomendaron que la máxima exposición a RF en humanos no superase una décima de un microvatio por centímetro cuadrado. En Estados Unidos, los límites de exposición a RF de los Estados son 1.000 microvatios por centímetro, sin límites para la exposición a largo plazo. [4] Estas normas han sido determinadas por ciencia obsoleta y las maniobras legales y reglamentarias de los poderosos conglomerados de telecomunicaciones y la industria inalámbrica.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA), dejó de estudiar los efectos sobre la salud de la radiación de radiofrecuencia cuando el Comité de Asignaciones del Senado recortó los fondos del departamento y lo prohibió de una mayor investigación en el área. [5] A partir de entonces los límites RF se codificaron como meras “directrices” sobre la base de la conclusiones provisionales de la EPA y son hasta hoy administradas por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC).

Estas normas débilmente aplicadas se basan en el supuesto “efecto térmico” de RF. En otras palabras, si la energía emitida por una antena o el dispositivo móvil no es lo suficientemente potente como para calentar la piel o la carne entonces se dice que no plantea ningún peligro para la salud humana. [6] Este razonamiento es habitualmente presentado cuando se instalan medidores  inteligentes en residencias, cuando las empresas de telecomunicaciones buscan locales para colocar torres de transmisión celular en zonas pobladas, y ahora en los distritos escolares en los EE.UU. que permite la instalación de antenas de telefonía móvil en las escuelas. [7]

La autoridad de la FCC para imponer esta norma se vio reforzada con la aprobación de la Ley de Telecomunicaciones de 1996, que incluía una disposición impulsada por la industria de las telecomunicaciones para prevenir que los gobiernos estatales y locales evaluaran los posibles efectos ambientales y de salud de las torres de celulares. Las torres pueden ser instaladas “siempre y cuando” tales instalaciones cumplan con las regulaciones de la FCC con respecto a tales emisiones “. [8]

En 2001, una alianza de científicos e ingenieros con el respaldo de la Communications Workers of America presentó una demanda federal con la esperanza de que la Corte Suprema reconsiderara las normas de exposición obsoletas de la FCC y la extralimitación de la Ley de Telecomunicaciones en la jurisdicción estatal y local. La Corte Suprema se negó a escuchar el caso. Cuando el mismo grupo pidió a la FCC reexaminar sus directrices a la luz de los estudios científicos actuales, la solicitud fue rechazada. [9] Hoy en día, es muy probable que millones de personas sufran una variedad de efectos sobre la salud a corto y largo plazo debido a la continua exposición a RF, que bajo la justificación del efecto térmico, sigue siendo desconocido o descontado por la industria de las telecomunicaciones y las autoridades reguladoras por igual.

La creciente evidencia de riesgos para la salud ante la exposición a RF

La principal preocupación de la salud con la radiación electromagnética emitida por los medidores inteligentes y otras tecnologías inalámbricas es que los CEM y RF causan una avería en la comunicación entre células en el cuerpo, la interrupción de la reparación del ADN y el debilitamiento de los tejidos y la función del órgano. Estas son las conclusiones que el Dr. George Carlo, al concluir una investigación global encargada por la industria de la telefonía celular en la década de 1990.

Cuando la investigación de Carlo comenzó a revelar cómo esta tecnología había causado graves problemas a la salud, la industria trató de enterrar los resultados y desacreditar a Carlo. Sin embargo, la investigación de Carlo desde entonces se ha mantenido, y una gran variedad de estudios posteriores continuan mostrando la relevancia dada sobre la ubicuidad de los aparatos inalámbricos y los aún más poderosos medidores inteligentes. “Una cosa que todas estas enfermedades tienen en común es una alteración, en diversos grados, de la comunicación intercelular”, observa Carlo. “Cuando éramos pequeños, antenas de televisión estaban en la cima de nuestras casas. Los teléfonos celulares y Wi-Fi se han llevado las cosas a nivel de la calle, han sido integrados al entorno, y eso es absolutamente nuevo “. [10]

En 2007 el Grupo de Trabajo BioInitiative, un organismo mundial de científicos y expertos en salud pública, dio a conocer un documento de 650 páginas con más de 2.000 estudios que relacionan la RF y la exposición a campos electromagnéticos con el cáncer, la enfermedad de Alzheimer, el daño del ADN, la disfunción del sistema inmunitario, daño celular y la reducción de tejido . [11]

En mayo de 2011 la Agencia Internacional de la Organización Mundial de la Salud para la Investigación sobre el Cáncer categorizó “campos electromagnéticos de radiofrecuencia como posiblemente cancerígenos para los seres humanos sobre la base de un mayor riesgo de glioma, un tipo maligno de cáncer cerebral, asociado con el uso del teléfono móvil inalámbrico”. [12]

En noviembre de 2011 el Consejo de la Academia Americana de Medicina Ambiental (AAEM), una organización nacional de médicos de medicina y osteopatía, pidió a la Comisión de Servicios Públicos de California emitir una moratoria sobre la instalación continua de medidores inteligentes en las residencias y escuelas “, basada en una la evaluación científica de la literatura actual “. Mientras tanto, lineamientos existentes de la FCC sobre la seguridad de la RF “se han utilizado para justificar la instalación de contadores inteligentes”, escribió el panel,

“Evaluar sólo el daño tisular térmico es obsoleto, ya que muchos estudios modernos muestran daño metabólico y genómico de RF y la exposición ELF debajo del nivel de intensidad que calienta los tejidos … la literatura más moderna muestra efectos médicamente y biológicamente significativos de RF y ELF en densidades más bajas. Estos efectos se acumulan con el tiempo, lo cual es una consideración importante dada la naturaleza crónica de la exposición de los “medidores inteligentes””. [13]

En abril de 2012, la AAEM publicó un documento de posición oficial sobre los efectos sanitarios de la exposición a CEM de RF y con base en una revisión bibliográfica de las investigaciones más recientes. La organización señaló cómo los argumentos del gobierno y la industria que alegan el carácter dudoso de la ciencia sobre los efectos no térmicos de las radiofrecuencias no eran justificables a la luz de los estudios más recientes. “El daño genético, defectos reproductivos, cáncer, degeneración neurológica y la disfunción del sistema nervioso, la disfunción del sistema inmune, efectos cognitivos, daño de proteínas y péptidos, daño renal y efectos en el desarrollo, han sido reportados en los estudios revisados ​​por la literatura científica”, AAEM concluyó. [14]

Niños Irradiados
El despliegue de medidores inteligentes avanza junto con el aumento de instalación de la tecnología inalámbrica y torres de telefonía celular en los alrededores de las escuelas en los EE.UU. y el resto del mundo. En 2010 la profesora Magda Havas llevó a cabo un estudio de las escuelas en las capitales de 50 estados en los EE.UU. y Washington DC para determinar el potencial de exposición de los estudiantes a las torres celulares cercanas. Un total de 6.140 escuelas que atienden a 2,3 millones de estudiantes fueron encuestadas utilizando la base de datos antennasearch.com. De éstos, el 13% de las escuelas que atienden a 299.000 alumnos tienen una antena de telefonía móvil dentro de un cuarto de milla de la escuela, y otro 50% de las escuelas donde asisten 1.145.000 tienen una torre dentro de un radio de 0,6 millas. La instalación de las redes inalámbricas y los medidores inteligentes de hoy en y alrededor de la propiedad escolar aumenta aún más la exposición a RF de los niños. [15]

Muchos distritos escolares que están cortos de dinero debido a recortes presupuestarios estatales están dispuestos a pasar por alto la gran cantidad de investigaciones científicas sobre los peligros de RF y firman con las empresas de telecomunicaciones para ubicar antenas de telefonía móvil directamente en el local escolar. Una vez más, la regla del efecto térmico de la FCC junto con el desconocimiento de los estudios disponibles se invoca para justificar la colocación de la torre.

El Distrito Escolar del Condado de Palm Beach, el undécimo distrito escolar más grande en los EE.UU., ofrece un ejemplo de ello. Diez de sus campus ya tienen las torres de celulares en sus jardines, mientras que el distrito reflexiona levantar la prohibición establecida en 1997 que permitiría la colocación de aún más torres. Cuando los padres interesados ​​quiesieron contactar el distrito escolar para obtener una explicación de sus políticas inalámbricas, el gobierno local reunió un documento llamado “Health Information Organización y Academic Studies on the Effects of RF and CEM.” El informe cuidadosamente seleccionado hace pronunciamientos emitidos por la industria de las telecomunicaciones cuyos fondos financian organizaciones como la Sociedad Americana del Cáncer y rechaza los estudios científicos contradicen la postura de la FCC sobre la RF, excluyendo la larga lista de estudios y revisiones de la literatura que apunta a los peligros de los CEM, RF y la radiación emitida por las redes inalámbricas y las torres celulares. [16]

Conclusión / El Principio de Precaución
Rodeado por el cuerpo considerable y creciente de literatura científica que apunta a los peligros evidentes de la tecnología inalámbrica, las empresas de servicios públicos, al instalar medidores inteligentes en millones de hogares, y los funcionarios de escuelas que aceptan la instalación de las torres de celulares en sus jardines, están realizando un flaco favor a sus ciudadanos. En efecto, este tipo de acciones constituyen una imprudencia temeraria a largo plazo, para obtener ganancias a corto plazo, en claro contraste con la toma de decisiones más acertada.

La Declaración de Río de 1992 sobre el Medio Ambiente y Desarrollo aprobó el principio de precaución como una regla a seguir en las situaciones de servicios públicos. “Cuando haya peligro de daño grave o irreversible, la falta de daño, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para posponer medidas para prevenir la degradación del medio ambiente”. [17] En el ejercicio del principio de precaución, la gestión pública y los organismos reguladores deben “tomar acción preventiva frente a la incertidumbre científica para evitar daños. El foco ya no está en la medición o la gestión de daños, pero la prevención de daño “. [18]

En este sentido, la Unión Europea y el Distrito Escolar de Los Angeles han prohibido las torres de telefonía celular en la escuela hasta que la investigación científica sobre los efectos de la RF en la salud humana sean concluyentes. La Asociación Internacional de Bomberos también interceptó las torres de celulares en estaciones de bomberos pendientes, diciendo que “un estudio de mayor mérito e integridad científica sobre los efectos de la exposición de baja intensidad [Frecuencia de radio / microondas] se debe llevar a cabo para demonstrar qie la radiación no es peligrosa para la salud de nuestros miembros “. [19]

Familias cuyas residencias tienen medidores inteligentes en sus casas y los niños con las torres de celulares en las escuelas indican el grado en el cual las empresas de energía, las industrias de telecomunicaciones y conflomerados de servicios inalámbricos han manipulado el proceso de reglamentación en gran medida, buscando siempre los beneficios y dejando de lado la salud pública. Por otra parte, se pone de manifiesto cómo la población sufre por falta de información significativa y concluyente sobre los peligros reales de RF, mientras que los intereses de corporativos convencen con éxito a los medios para que evaluen los efectos de la radiación un estudio científico a la vez.

“Cuando se pone la ciencia en conjunto, llegamos a la conclusión irrefutable de que hay una gran crisis de salud que esta por venir, probablemente ya está en marcha”, advierte George Carlo. “No es sólo el cáncer, sino también problemas de aprendizaje, trastorno por déficit de atención, autismo, Alzheimer, Parkinson, problemas psicológicos y de comportamiento, todo mediado por el mismo mecanismo. Es por eso que estamos tan preocupados. El tiempo se está acabando “. [20]

Este articulo fue publicado en Global Research. Traducción por Luis Miranda

Notas

[1] Energy.gov, “President Obama Announces $3.4 Billion Investment to Spur Transition to Smart Energy Grid,” October 27, 2009,
http://energy.gov/articles/president-obama-announces-34-billion-investment-spur-transition-smart-energy-grid

[2] Ilya Sandra Perlingieri, “Radiofrequency Radiation: The Invisible Hazards of Smart Meters,” August 19, 2011, GlobalReserach.ca, http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=26082

[3] Dr. Bill Deagle, “Smart Meters: A Call for Public Outrage,” Rense.com, August 30, 2011, http://www.rense.com/general94/smartt.htm. Some meters installed in California by Pacific Gas and Electric carry a “’switching mode power-supply’ that ‘emit sharp spikes of millisecond bursts’ around the clock and is a chief cause of ‘dirty electricity.’” See Perlingieri, “Radiofrequency Radiation: The Invisible Hazards of Smart Meters.” This author similarly measured bursts of radiation in excess of 2,000 microwatts per meter every 30 to 90 seconds during the day, and once every two-to-three minutes at night.

[4] Magda Havas, BRAG Antenna Ranking of Schools, 2010,
http://electromagnetichealth.org/wp-content/uploads/2010/04/BRAG_Schools.pdf

[5] Susan Luzzaro, “Field of Cell Phone Tower Beams,” San Diego Reader, May 18, 2011,
http://www.sandiegoreader.com/news/2011/may/18/citylights2-cell-phone-tower/?page=1&

[6] FCC Office of Engineering and Technology, http://www.fcc.gov/oet/rfsafety

[7] Luzzaro, “Field of Cell Phone Tower Beams”; Marc Freeman, “Cell Towers Could Be Coming to More Schools,” South Florida Sun Sentinel, January 5, 2012,
http://articles.sun-sentinel.com/2012-01-05/news/fl-cell-towers-schools-palm-20120105_1_cell-towers-cellular-phone-towers-stealth-towers

[8] Amy Worthington, “The Radiation Poisoning of America,” GlobalResearch.ca, October 9, 2007, http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=7025

[9] Worthington, “The Radiation Poisoning of America.”

[10] Sue Kovach, “The Hidden Dangers of Cell Phone Radiation,” Life Extension Magazine, August 2007, http://www.lef.org/magazine/mag2007
/aug2007_report_cellphone_radiation_01.htm

[11] Susan Luzzaro, “Field of Cell Phone Tower Beams”; Bioinitiative Report: A Rationale For a Biologically-based Public Exposure Standard For Electromagnetic Fields, http://www.bioinitiative.org/freeaccess/report/index.htm.

[12] World Health Organization International Agency for Research on Cancer, “IARC Classifies Radiofrequency Electromagnetic Fields as Possibly Carcinogenic,” May 31, 2011, www.iarc.fr/en/media-centre/pr/2011/pdfs/pr208_E.pdf; Joseph Mercola, “Be Aware: These Cell Phones Can Emit 28 Times More Radiation,” Mercola.com, June 18, 2011,
http://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2011/06/18/finally-experts-admit-cellphones-are-a-carcinogen.aspx.

[13] American Academy of Environmental Medicine, “Proposed Decision of Commissioner Peevy [Mailed 11/22/2011] Before the Public Utilities Commission of the State of California,” January 19, 2012. www.aaemonline.org

[14] American Academy of Environmental Medicine, “The American Academy of Environmental Medicine Calls for Immediate Caution regarding Smart Meter Installation,” April 12, 2012, http://www.aaemonline.org/

[15] Havas, BRAG Antenna Ranking of Schools, 31-38.

[16] Donna Goldstein, “Health Organization Information and Academic Research Studies Regarding the Health Effects of Cell Tower Signals,”Planning and Real Estate Development, Palm Beach County School District, January 30, 2012.

[17] Havas, BRAG Antenna Ranking of Schools, 17.

[18] Multinational Monitor, “Precautionary Precepts: The Power and Potential of the Precautionary Principle: An Interview with Carolyn Raffensperger,” September 2004, http://multinationalmonitor.org/mm2004/09012004/september04interviewraffen.html.

[19] Luzzaro, “Field of Cell Phone Tower Beams.”

[20] Kovach, “The Hidden Dangers of Cell Phone Radiation.”

James F. Tracy is Associate Professor of Media Studies at Florida Atlantic University. He is an affiliate of Project Censored and blogs at memorygap.org.

FUENTE (TRADUCCIÓN): THE REAL AGENDA

FUENTE: GLOBAL RESEARCH

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: INDUSTRIA DE LA SALUD: CONTAMINACIÓN y E... - 4 de noviembre de 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Traducir la última entrada: (con límite de caracteres)

Introduce tu e-mail y haz clic en "Seguir" para seguir este blog y recibir nuevas entradas por correo electrónico.

Únete a otros 322 seguidores

RIESGO ECONÓMICO ESPAÑOL EN DEFCON 2

Participaciones:

Bitacoras.com

Blogalaxia

Calendario de entradas

agosto 2013
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Archivos

Visitas al blog

  • 323,211 visitas

CONTADOR DECREMENTAL DE LA CRISIS

Probabilidad de finalización sujeta a variabilidad en las noticias17/05/27
10.4 años para que ocurra.

CONTADOR DECREMENTAL DE LA PROBABILIDAD DE GUERRA

Probabilidad de su inicio sujeta a variabilidad en las noticias.28/09/12
The big day is here.
A %d blogueros les gusta esto: