//
you're reading...
La estafa económica

ESTAFA: Los nuevos HORNOS CREMATORIOS DE “POBLACIÓN SOBRANTE, GOYIM O GENTILES”. EL CONTROL DEL HAMBRE. By Rothschild.


Estamos “acostumbrados” a distintos tipos de genocidios y exterminios cometidos en todas las épocas y muy especialmente en el siglo XX y XXI mediante y fundamentalmente el control del hambre: La agricultura y el consumo energético en poder de castas.

Siendo la agricultura el bien que emplean para decidir genocidios al uso amén de agresiones químicas, bacteriológicas y nucleares representa ésta el medio ideal para regular la población que debe vivir, sobrevivir y en su caso morir. Diferentes controles impuestos mediante la “deuda soberana”, 1913- FED y antes) y actualmente el FMI-BM, BPI y sus Bancos Centrales (Rothschild) BRICS de Goldman Sachs… OTAN y OCS (Rothschild). (Interesante artículo referenciado al final del primero) representan los brazos militares ejecutores de esta parte del exterminio regulador de la cantidad de población mundial.

Estando dividida la población, según estos entes, entre consumo óptimo (super ricos), consumo básico y moderado (carne útil) y población sobrante (carne desechable, pobres (putos parias y Goyims-gentiles, vamos)) mediante el control del hambre se determina quien puede acceder al circuito del consumo capitalista o neo-liberal. El que no puede es indefectiblemente exterminado como “población sobrante” mediante los actos referenciados en el anterior párrafo.

Muy bien explicado y referenciado está este “fenómeno” en el siguiente artículo de Manuel Freytas con su claro lenguaje.

En el segundo artículo: OTAN vs OCS, controlados por Rothschild y demás socios, contemplados como ejecutores del exterminio nombrado. Y es que como se suele decir:

“Yahveh” está en todas partes y en ninguna. Con permiso de los Jázaros, por supuesto:

 1.-

 

Laboratorios experimentales
Incluidos y excluidos: Los hornos crematorios de “población sobrante”

 
 

(IAR Noticias) 05-Marzo-2010

Victimas civiles de los bombardeos en Sri Lanka, en mayo de 2009.

Los nuevos hornos crematorios de “población sobrante” operan y están activados durante las 24 horas del día. Son completamente invisibles porque el sistema (los gobiernos, la prensa y la población mundial) son indiferentes a su ejecución y no los registran en las estadísticas. No se trata de Hitler, sino de los nuevos laboratorios militares experimentales de “solución final”.

Por Manuel Freytas (*)
manuefreytas@iarnoticias.com

El humano, un animal supuestamente racional, hoy  formado mental y psicológicamente por los programas y las pensamientos de acción  del sistema capitalista que gobierna el planeta,  es el único espécimen  que desarrolló una estrategia y un plan de acción para dominar, controlar, y explotar a sus semejantes ejecutando políticas de extermino social y de rapiña medio ambiental más allá de sus necesidades individuales.

En perspectiva científica, el humano (del sistema capitalista) es un depredador en gran escala que, a diferencia de las otras especies, ya no mata por supervivencia, sino por construcción de dominio económico, político y social.

Dentro de los parámetros funcionales del sistema capitalista (establecido como “civilización única”) la “población sobrante” son las masas expulsadas del circuito del consumo como emergente histórico de la dinámica de concentración de riqueza en pocas manos.

Estas masas, que se multiplican por las periferias de Asia, África y América Latina, no reúnen los estándares del consumo básico (supervivencia mínima) que requiere la estructura funcional del sistema para generar rentabilidad y nuevos ciclos de concentración de activos empresariales y fortunas personales.

Además, esa masas expulsadas del circuito del consumo, requieren (para darle una pantalla “compasiva” al sistema) de una estructura “asistencialista” compuesta por la ONU y las organizaciones internacionales que representan una carga y un “pasivo indeseable” en los balances de gobiernos y empresas trasnacionales a escala global.

Dentro del mercado y de la sociedad de consumo capitalista, la lógica de producción no se mide por la satisfacción de las necesidades básicas de la sociedad (comida, vivienda salud, educación etc.) sino por los parámetros de optimización de la rentabilidad privada.

La producción de bienes y servicios (esenciales para la supervivencia) controlada por el capitalismo está socializada, pero su utilización está privatizada: No responde a fines sociales de distribución equitativa de la riqueza producida por el trabajo social sino a objetivos de búsqueda de rentabilidad capitalista privada.

El objetivo estratégico central del sistema (su lógica y esencia funcional) está motorizado, en primer término, por la búsqueda de la rentabilidad para sus empresas y bancos transnacionales, su columna vertebral ejecutora de sistema económico dominante a escala planetaria.

Esta dinámica -históricamente probada- genera un resultante contradictorio: Achicamiento del consumo, concentración de riqueza en pocas manos, y expulsión del circuito del consumo y de la supervivencia de miles de millones de personas.

La población del mundo ya supera los 6.500 millones de personas, de la cuales sólo alrededor de 500 millones, las “clases altas” (ricos y súper ricos) se ubican en el status de “nivel óptimo” de consumo que requieren las necesidades operativas de rentabilidad de los bancos y empresas que hegemonizan la industria, el comercio y las finanzas del sistema capitalista impuesto a escala global.

Fuera de este triángulo del “consumo óptimo”, compuesto en su vértice por el segmento de los ricos y “súper-ricos”, alimentado por el sector concentrador de riqueza a escala global, se encuentran otros 2.500 millones de personas, las que (sin llegar al “consumo óptimo” de los “súper ricos”) desarrollan un “consumo regular” de los bienes y servicios producidos y ofertados (para quien pague por ellos) por la estructura productiva capitalista.

Este sector está formado por los sectores llamados “clases medias” (en estratos de “alta” a “baja”) que se ubican en el medio de la pirámide de la sociedad de consumo capitalista, tanto en los países centrales como en las áreas periféricas, emergentes o subdesarrolladas, de Asia, África y América Latina.

 Debajo de estos segmentos, hay una franja de población de aproximadamente 3.500 millones de personas que oscilan entre la “pobreza estructural” (no cubren sus necesidades básicas) y la “indigencia” (carentes de medios de supervivencia), que conforman una “masa crítica” de expulsados del circuito del mercado masivo del consumo.

“Pobres estructurales” e “indigentes”, marcan las fronteras de la exclusión social, y son el producto histórico más representativo, el emergente social de un sistema económico que no produce con fines sociales sino con fines de rentabilidad individual conseguida con la explotación del trabajo social.

Como el sistema dominante solo produce para quien pueda pagar por los bienes y servicios, esta masa expulsada del circuito del consumo (por la dinámica concentradora de riqueza en pocas manos) le “sobra” al sistema capitalista, y sólo una cantidad reducida (la masa integrada que va quedando detrás de las expulsiones periódicas) le produce ganancia a las grandes empresas y bancos transnacionales que controlan todos los eslabones del mercado y la producción mundial.

Y esta expulsión sistemática de los parámetros de supervivencia humana arroja un resultado: 

Según la ONU, en el mundo ya hay más de 3.500 millones de personas que padecen hambre, pobreza o desnutrición, la cifra más alta de la historia, cerca de la mitad de la población mundial, que hoy ya se estima en alrededor de 7.000 millones de personas.

Según la ONU, con “menos del 1%” de los fondos económicos que han utilizado los gobiernos capitalistas centrales para salvar al sistema financiero global (bancos y empresas que han desatado la crisis económica), se podría resolver la calamidad y el sufrimiento de los miles de millones que son víctimas de la hambruna a escala mundial. ¿Y porqué no se hace? Por una razón de fondo: Los pobres, los desamparados, la “población sobrante”, no son un “producto rentable” para el sistema capitalista.

No consumen, o lo poco que pueden consumir para supervivir en escalas marginales, no alcanza para mantener los estándares de rentabilidad que requiere el aparato productivo y la sociedad de consumo capitalista.

Por lo tanto, la fábrica de “población sobrante” del sistema capitalista, genera como emergente más inmediato bolsones de rebelión y de estallidos sociales que se potencian a niveles impensables dentro del colapso económico financiero desatado a escala mundial.

La “solución malthusiana”

¿Qué hacer con la “población sobrante”, con los pobres, con los desintegrados expulsados del mercado del consumo capitalista?

¿Pueden volver a ser incluirlos dentro del mercado como consumidores regulares?

Para los expertos, en la actual configuración del sistema productivo mundial (sólo orientado al segmento de los que pueden pagar) es lógicamente  improbable (sino imposible) reincorporar a la masa de de “población sobrante” que sólo podría realizarse por medio de la “socialización” del producido de riqueza mundial.

Algo imposible de realizar dentro de los  parámetros de rentabilidad privada que rige la estructura capitalista privada nivelada para todo el planeta.

¿Y que va  a pasar cuando los pobres y los hambrientos, empiecen a estallar como una masa de rebelión violenta por las áreas emergentes y subdesarrolladas del sistema a escala global?

El sistema, más allá de un asistencialismo superficial, no está diseñado ni preparado para cubrir contingencias alimentarias a gran escala como ya se verificó con la crisis alimenntaria producida por la suba de alimentos en el 2008.

En la Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria que se celebró en Roma, en noviembre pasado, el director general de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de Naciones Unidas, Jacques Diouf, ante la ausencia de los líderes políticos de los países ricos, señaló que “el problema del hambre no es una prioridad para los  países más ricos”.

El fracaso reiterado de las cumbres por la solución de la pobreza y del hambre, revela por si solo que los pobres y hambrientos del mundo (por una estricta valoración de la ecuación “costo-beneficio” capitalista) ya fueron abandonados a su suerte y condenados a muerte sin juicio previo.

El capitalismo, está probado, carece de una salida inclusiva y también de una salida asistencialista para la masa de población sobrante que se incrementa aceleradamente con la crisis económica del sistema.

Pague o haga dieta: Parece ser la receta final del sistema capitalista para la masa mundial de población sobrante, empobrecida y hambrienta, que permanece fuera del mercado del consumo.

¿Qué hacer con los pobres y hambrientos que pueden marchar en una rebelión sangrienta y desesperada hacia la conquista de comida por la fuerza en las grandes urbes? ¿Si el sistema no los puede incluir cuál es la solución?

Aquí llegamos al punto de “solución malthusiana” más descarnada. Si el sistema capitalista no los puede incluir y quiere sobrevivir, evitando una masiva rebelión de los pobres atacando sus metrópolis, por lógica, tiene que buscar y concretar una nueva forma quirúrgica de exterminarlos sin dejar rastro.

¿Nuevos hornos crematorios de “solución final” en gran escala?

Laboratorios experimentales

Como principio experimental, los nuevos hornos crematorios de “población sobrante” ahora cambiaron de denominación. Ya no se llaman hornos crematorios sino “guerra contraterrorista”.

Bajo esa denominación, desde el 2001, funcionan operaciones militares de exterminio masivo que abarcan áreas estratégicas de “población sobrante” de Asia, África y Medio Oriente.

Los nuevos hornos crematorios son los bombardeos masivos a supuestos búnkeres de “terroristas” situados en áreas densamente pobladas de poblaciones civiles habitadas por pobres y marginales, conformados como nuevos laboratorios experimentales de “solución final” (incorporada) para contener las futuras rebeliones de hambrientos. 

En Irak, distintas organizaciones internacionales estiman en más de un millón los muertos desde la ocupación, en Afganistán, las victimas se cuentan por centenares de miles en los distintos frentes militares imperiales de Asia y África,  las víctimas se suman por decenas de miles.

Los exterminios militares continuados de Israel en Gaza y en Líbano, son apenas la punta de un iceberg de un genocidio en alta escala  de “población sobrante” que desde el 2001, y en nombre de la “guerra contraterrorista”,  ha masacrado a millones de seres humanos en las áreas subdesarrolladas y pobres de Asia, África y Medio Oriente.

Las matanzas son diarias, sistemáticas, continuas, y nadie las contabiliza en una estadística general que seguramente  sorprendería y sockearía por la intensidad numérica de las masacres que se suman ante la indiferencia mundial de gobiernos y de las  sociedades idiotizadas y alienadas por la estructura mediática.

Mientras la población “incluida” goza de espectáculos, consume productos y depresión individualista, y vive sus problemas como el fin de la historia, hay una maquinaria militar aceitada que ejecuta “población sobrante” durante las 24 horas del día.

Esta nueva “solución final” maltushiana aplicada militarmente, que evoluciona de lo simple a lo complejo, tiene un clara línea de ejecución y continuidad en los procesos de ocupación militar (Irak y Afganistán) y en los distintos escenarios de “guerra contra el terrorismo” en Asia, África y Medio Oriente. 

Líbano, Irak, Gaza, Afganistán, Irak, Pakistán, Sudán, Somalia, entre otros (al margen de los objetivos geopolíticos y militares que representan dentro del tablero de la guerra intercapitalista por el apoderamiento del petróleo y de los recursos estratégicos), son teatros experimentales de exterminio militar en masa de “población sobrante” que funcionan bajo la carátula operativa de la “guerra contra el terrorismo”.

Bajo la total indiferencia de la población mundial “incluida”, casi a diario, y en nombre de la “guerra contraterrorista”, se registran matanzas militares de “población sobrante” que son tomadas como un “hecho natural” por la prensa del sistema.

Gaza, Líbano, Afganistán, Pakistán, Irak, Sudán, Somalía, Nigeria,Yemen, son los ejemplos más sobresalientes de estos ensayos experimentales de supresión militar diaria de “población sobrante” que se suceden ante la total indiferencia de la sociedad mundial de los incluidos en el mercado del consumo.

En este escenario, luego de Líbano y de Gaza, la última experiencia más sobresaliente de exterminio militar relámpago de “población sobrante” en masa fue Sri Lanka, en mayo del año pasado.

En Sri Lanka (ex Ceilán), en lo que EEUU y las potencias occidentales calificaron como “fase final contra el terrorismo tamil” fueron asesinadas, en sólo cuatro semanas, más de 20.000 civiles, según una investigación del diario británico The Times.

La cifra, triplicó la información oficial aportada por la ONU y el gobierno títere ceilandés. A su vez, la operación de exterminio militar dejó a más 300.000 civiles con sus viviendas destruidas y sometidos a una catástrofe humanitaria sin precedentes.

La masacre, realizada mediante bombardeos aéreos y  terrestres ininterrumpidos sobre poblaciones civiles, sentó un precedente de “práctica genocida impune”, un procedimiento de exterminio militar aceptado y tolerado sobre la base de la complicidad del “silencio” de los gobiernos mundiales y de las organizaciones internacionales, a los que se sumaron (en calidad de grandes ocultadores y manipuladores) las grandes cadenas mediáticas y sus repetidoras locales a nivel de los cinco continentes.

Pero el laboratorio nunca se detuvo. Más allá de sus cíclicas “masacres relámpago” las masacres  funcionan durante las 24 horas del día como una aceitada maquinaria de exterminio masivo que no se detiene nunca.

En  Afganistán, Irak, Pakistán, África y  Medio  Oriente, los operativos masacre de “población sobrante” son sistemáticos, y las cifras de muertos (que se suman a diario) no son registrados en forma general por las estadísticas oficiales ni por la prensa del sistema.

Son los nuevos hornos crematorios  para exterminar a los excluidos “sobrantes” del sistema, que pasan desapercibidos por la malla de complicidad existente entre los medios de comunicación, los gobiernos y la sociedad de los “incluidos” a escala global.

Como le diría Bush a Obama: Se trata de la “guerra contraterrorista”, estúpido.


(*) Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.
Ver sus trabajos en Google y en IAR Noticias

2.- OTAN VS OCS

18/11
2011
Rusia: “Los conflictos fronterizos podrían conducir a una guerra nuclear”
La élite bancaria judío-británica que controla a Rusia, Israel y Estados Unidos prepara el escenario para la Tercera Guerra Mundial. Hablando de “calentamiento global”: El diario Daily Mail, de Inglaterra, introduce dramatismo para “crear el clima”. Acorde a este medio, un reporte desde Moscú señala que una “escalofriante advertencia sobre una guerra nuclear”, está naciendo a lo largo de las fronteras de Rusia (y Europa), y que el comandante de las fuerzas militares del Kremlin, general Nikolai Makarov, señaló: “La posibilidad de conflictos armados locales, a lo largo de casi toda la frontera, se ha incrementado dramáticamente. Se están dando las condiciones regionales para el desarrollo en una guerra a gran escala, incluyendo el uso de armas nucleares“. OTAN Vs. OCS, dos bandos financiados por los Rothschild y sus socios criminales.

Las palabras de Makarov “suenan como una explosión en el hielo de las profundidades de la Guerra Fría”, dice el diario británico (dando a entender que, súbitamente, la guerra fría continúa), y “causarán consternación y alarma en el este de Europa”.

¿Ahora resulta que la Guerra Fría nunca terminó?

Mientras Hollywood comienza a rodar películas sobre espías rusos,  el militar vinculó el riesgo a los países del “Pacto de Varsovia“, que se unieron a la OTAN – y a los que expresaron su voluntad de unirse: “Prácticamente todos los países del antiguo Pacto de Varsovia se han convertido en miembros de la OTAN“, se quejó. “Los Estados bálticos que fueron parte de la anterior Unión Soviética también se unieron a la Alianza del Atlántico Norte”.

Reacciones delatoras del plan global.

Este año se cumplen dos décadas de paz entre Rusia y sus aliados del Pacto de Varsovia en Europa del Este, desde el colapso de la URSS, y resulta curioso que, de pronto, el Kremlin decida utilizar un discurso espeluznante caracterizando las relaciones de Moscú con sus vecinos. Los tres países bálticos: Estonia, Letonia y Lituania – que Makarov recogió en sus declaraciones, “son pequeños peces y no parecen presentar ningún riesgo a Moscú“, dice el Daily Mail.

Al mismo tiempo, y otra vez, súbitamente, Rusia se muestra en desacuerdo con EE.UU. sobre el escudo antimisiles estadounidense en Europa.

La India (OCS) incrementa el armamento en la frontera con China (OCS)

Entonces el conflicto inicial, que pareció girar en torno a un ataque de Israel o Estados Unidos contra Irán, certifica las intenciones conjuntas, por parte de la OTAN y la OCS, de generar una Tercera Guerra Mundial, y sobre todas las cosas: caos, que beneficiaría a los bancos. Ahora leemos que la India adquirió dos EL/M-2075 Phalcon Airborne Warning and Control Systems, de fabricación israelí, similares a los AWACS de EE.UU., para desplegar en su frontera con China.

¿Entonces la OCS se fortifica contra la OCS utilizando armas de un aliado de la OTAN?, ¿Israel vende armas a sus presuntos enemigos alegremente?

El sistema Phalcon es capaz de detectar movimientos de tropas y misiles. Según el diario “Time of India”, el ejército de ese país desplegó otro regimiento de misiles crucero supersónicos “BrahMos”, un arma de ataque de precisión con un alcance de alrededor de 200 millas, para reforzar la seguridad fronteriza. Los misiles serán, probablemente, dispuestos en el estado de Arunachal Pradesh, en un area controvertida con China.

“Con los misiles BrahMos se pretende contrarrestar la infraestructura militar china a lo largo de los 4.057 kilómetros (2.500 millas) de línea de control real después de un despliegue similar a lo largo del sector occidental del país frente a Pakistán”, informa el diario.

Estados Unidos perfecciona su arma “super-strike”:

EE.UU. probó con éxito la segunda fase de su sistema de misiles hipersónicos para el programa de “Ataque Global Inmediato”: Misiles capaces de atacar objetivos en cualquier parte del mundo en una hora. La última prueba de estas armas fue realizada en Hawaii a las 1130 GMT de ayer. El “Arma Hipersónica Avanzada”, o AHW en inglés, “se deslizó a través de la atmósfera superior sobre el Pacífico a velocidad supersónica, antes de golpear su objetivo en el atolón de Kwajalein en las Islas Marshall”, señala un comunicado del Pentágono.

El sistema de Ataque Global fue desarrollado por los EE.UU. para contar con “una rápida respuesta o represalia” contra los posibles adversarios de Norteamérica, o lo que la Casa Blanca considere “estados delincuentes o terroristas”.

Esta tecnología occidental, tiene su contrapartida en Rusia. En este escenario, China e India también cuentan con misiles hipersónicos que ya fueron desplegados.

Así es que…

Como siempre, los fabricantes de armas y banqueros como los Rothschild, vuelven a financiar ambos lados en el conflicto, tal y como lo hicieron durante la Segunda Guerra. ¿Usted va a tomar partido? Si lo hace, tenga en cuenta que los verdaderos enemigos son la OTAN y la OCS en conjunto. Y que están contra la vida, la biodiversidad, y a favor de una disminución en la población global.

Tanto Rusia como Estados Unidos son títeres del NOM (controlados por la bancocracia).

FUENTE: BWN PATAGONIA

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Traducir la última entrada: (con límite de caracteres)

Introduce tu e-mail y haz clic en "Seguir" para seguir este blog y recibir nuevas entradas por correo electrónico.

Únete a otros 322 seguidores

RIESGO ECONÓMICO ESPAÑOL EN DEFCON 2

Participaciones:

Bitacoras.com

Blogalaxia

Calendario de entradas

abril 2013
L M X J V S D
« Mar   May »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Archivos

Visitas al blog

  • 323,211 visitas

CONTADOR DECREMENTAL DE LA CRISIS

Probabilidad de finalización sujeta a variabilidad en las noticias17/05/27
10.4 años para que ocurra.

CONTADOR DECREMENTAL DE LA PROBABILIDAD DE GUERRA

Probabilidad de su inicio sujeta a variabilidad en las noticias.28/09/12
The big day is here.
A %d blogueros les gusta esto: